Un líder frente al clima social en su empresa

El clima social de la empresa afecta directamente la motivación y el rendimiento de los empleados. Uno de los objetivos de un líder en la alta esfera de su organización debe ser de conseguir que los empleados tengan la máxima motivación para lograr obtener el máximo rendimiento.

La calidad de vida de los empleados es una prioridad.

Partiendo de la idea que “no se puede tener contento a los clientes sino están motivados los empleados” y “difícilmente pueden estar contentos los empleados sino están contentos los empresarios” de ello podemos afirmar que en la empresa son importantes las personas, los empleados como sus clientes.

Insatisfacción general

Muchos empleados de todo el mundo comparten la misma falta de satisfacción que con sus respectivas empresas, y las describen como organizaciones mal gestionadas. Hay quien puede afirmar hoy en día, estar extremadamente o muy satisfecho con su actual trabajo, mientras que un porcentaje importante de los empleados se encuentra especialmente descontento con su empresa.

Esta situación ha llevado a algunos empleados a buscar otro trabajo, de los que priorizan entre sus motivos la falta de perspectivas de desarrollo profesional y la necesidad de mejores condiciones de trabajo.

La otra opción que tienen los empleados que se sienten mal dirigidos es quedarse dentro de la organización. Quienes eligen esta opción, sencillamente dejan de prestar atención y se desconectan de su trabajo y de toda la organización.

Además de ser improductivos, sentirse infelices y estar aislados, ellos pueden minar la moral de otros trabajadores y convertirse “en un obstáculo real para la plasmación de los objetivos estratégicos de la empresa”.

Lo primero que te recomiendo como líder en tu empresa es establecer una comunicación clara con los empleados, asegurándote de que entienden tanto la estrategia de la empresa como el papel que desempeñan en dicha estrategia.

En segundo lugar, como líder tienes que llevar a cabo las acciones necesarias para aumentar los niveles de compromiso de los empleados. Aquí vuelve a aparecer la palabra “escuchar”, ya que te recomiendo escuchar sus frustraciones y peticiones.

Y, lo más importante, tienes que poner en marcha las acciones necesarias para remediar en lo posible esas situaciones. Esas acciones deben tener en cuenta objetivos con “premios” y hacerles prosperar en el escalafón.

La verdadera fortaleza de un líder reside en su interior, en su auto confianza y en su capacidad de visualizar la cima y organizar los esfuerzos hasta ella. Debes contar con tus equipos para acceder a las cuotas más altas. La visión compartida fundamentada en los valores ayudará a cohesionar a tus equipos y a articular el compromiso.

Al final, el esfuerzo y la superación habrán sido indispensables para el éxito pero no suficientes. Un buen líder debe seguir unos parámetros, para garantizarse éxito en su gestión: Predicar con el ejemplo, fidelidad a unos valores, no prometer más de lo que se puede dar, dar siempre lo que se promete, responder intuitivamente desde el corazón y preocupación por el desarrollo del grupo.

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que me dejaras un comentario sobre este artículo que acabas de leer, YO personalmente estaré contestando tus preguntas y comentarios.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog.

Gracias,

Axelle Clement. – Líder-Coach

Reporte Gratuito: Saber Gestionar Tu Tiempo

 

Anuncios